Nos ofrece Nati Cañada un mundo reposado y distante donde el recuerdo, la ensoñación, la ausencia, el tiempo, nos asoman a los llímtes de una realidad siempre trascendida.
En sus cuadros, de minucioso tratamiento, hay un apaciguamiento de los fondos en los que la desmaterialización de lo real es constante.
Alejandro Monaj

NATI CAÑADA

NATI CAÑADA

Ir arriba